Cuidados


Cuidado de las perlas
cuidado-de-las-perlasLas perlas cultivadas de alta calidad, con gruesas capas de cultivo, pueden durar durante generaciones si son tratadas adecuadamente. Los perfumes y cosméticos, pueden con el paso del tiempo, dañar el lustre de una perla. Por eso es importante ponerse las perlas después de haberse aplicado los diferentes cosméticos. Pasarlas un paño suave al cabo del día es una manera de asegurarse de que se guardan libres de cualquier producto que pudiera perjudicarlas. La perlas son siempre enfiladas con hilos de seda pura, con nudos entre cada perla. Con el paso del tiempo la seda puede ceder o debilitarse, por eso, si son usadas habitualmente es recomendable llevarlas a enfilar una vez al año. Siempre se deben guardar separadas de otras piezas para evitar que pudieran ser rayadas.


Cuidado de las gemas
cuidado-de-las-gemasSolo algunas gemas requieren cuidados especiales, pero toda la joyería con piedras requiere unos cuidados básicos, como evitar golpes contra superficies duras, cambios bruscos de temperatura, etc. Los engastados son particularmente vulnerables, y deben ser revisados periódicamente para asegurarse que siguen cumpliendo su función. Para limpiar las piedras cristalinas es suficiente con usar agua con jabón y frotarlas con un cepillo suave. Los diamantes, zafiros y rubíes pueden ser limpiados con ultrasonidos, o en una solución con un poco de amoniaco, pero muchas otras piedras como la esmeralda, podrían verse perjudicadas. Las gemas opacas como el lapislázuli o la turquesa requieren un cuidado especial, ya que al ser porosas pueden absorber los productos de limpieza, y variar su color. Por ello debería bastar con frotarlas con un paño suave.


Cuidado de las joyas
cuidado-de-las-joyasCon el paso del tiempo, las joyas pueden llegar a ser un tesoro familiar, si son cuidadas adecuadamente. El polvo, la polución, y el uso diario, pueden hacer que la superficie del oro pierda brillo, por eso recomendamos una limpieza profesional una vez al año. Lo más importante es mantenerlas limpias. Especialmente las sortijas si se usan a menudo tienden a acumular polvo y jabón debajo de la piedra. También es importante el lugar donde se guardan las joyas, evitando el contacto entre ellas, ya que los materiales más duros podrían rayar a los mas blandos. En el momento de la compra le hacemos entrega de la pieza en un estuche, y le recomendamos que guarde sus piezas de joyería en sus propios estuches, o en joyeros adecuados.